1 dic. 2013

Peliculas de esas que si te cuentan el final................... te han fastidiado pero bien





Presunto inocente (1990)

Un prestigioso abogado (Harrison Ford) de la oficina del fiscal del distrito es acusado de la violación y muerte de una colega (Greta Scacchi) con la que mantuvo una tórrida relación extramatrimonial. A pesar de que se declara inocente, parece que todas las pruebas evidencian su culpabilidad.

Presunto inocente" gustará a los que valoren los planteamientos exhibidos en una sala como consecuencia de estrategias judiciales. Sin embargo, es una película que se hace algo larga y monótona. Incluso casi es más interesante la trama inicial del posible caso de corrupción, que lo que luego sabemos: Que el compañero y amante de la fiscal (Harrison Ford) sea acusado de haberla asesinado. Aun así no puede decirse que sea una mala película de juicios, pero en mi opinión no alcanza la nota de "Buena". Ni siquiera la banda sonora de John Williams resulta del todo atractiva, muy lejana a su habitual espectacularidad sinfónica.
Eso sí, marea la perdiz con efectividad para que no descubras la verdad hasta el desenlace, lo cual es un punto a su favor.







El bosque (2004)

Los vecinos de una pequeña población rural de Pennsylvania viven atemorizados por culpa de unos extraños seres que habitan en los bosques circundantes. Saben perfectamente que para salvarse deben cumplir escrupulosamente ciertas reglas: evitar que vean el color rojo porque los atrae, mantenerse alejados del bosque, donde esperan agazapados la llegada de alguien, y obedecer la campana de alerta, que indica que se acercan a la aldea. 

Erase una vez,si esa pelicular  es un cuento. No es una peli de terror, no da miedo, no asusta. Sí conmueve.

Decepciona a mucha gente  por dos motivos: su director es el mismo de "El sexto sentido"  y la película se vendió  así, como cine de terror. Error, porque ni lo es ni lo pretende, ni ha colado ni podía colar como tal. Y por supuesto  no tiene nada que ver con el famoso "En ocasiones veo muertos". Ni de lejos.

De lo que sí trata es de lo sencillo que es crear miedo, mantenernos aterrorizados, paralizados, sin capacidad de movimiento. Por oscuros intereses o por intereses legítimos, es igual. Es fácil crear un monstruo y conseguir que él haga todo el trabajo sucio.
Sólo tiene que haber un bosque, lo desconocido, la frontera que no se debe traspasar, tras la cual no sabemos qué puede haber. Un peligro, una amenaza, lo distinto, los otros, tal vez un color diferente. Y conseguir que esa barrera no se cruce. No os suena de algo?

Tal vez en el fondo sí que es una gran película de miedo.








Cazadores de mentes(2003)

El FBI tiene un programa de entrenamiento para los agentes de la unidad de perfiles psicológicos (Mindhunters) para enseñarles a seguir la pista a los asesinos en serie. Un grupo de agentes está a punto de terminar el duro curso de instrucción. Sólo les queda una última prueba: pasar un fin de semana en una isla remota resolviendo un crimen ficticio, pero lo que ninguno sabe es que entre ellos hay un asesino en serie, entrenado en las técnicas más modernas de asesinato y acostumbrado a pensar a mayor velocidad que ellos. Lentamente, metódicamente, el asesino los va eliminando uno a uno. A medida que se producen los crímenes, los agentes empiezan a desconfiar los unos de los otros, de manera que todos están bajo sospecha y en peligro mortal. 


Estas películas suelen tener un punto de partida o premisa bastante interesante que se va devaluando según avanza la película. No saben mantener el nivel y se acaba derrumbando convirtiéndose en una de tantas mediocridades que pueblan el cine actual.
Es lo que pasa en en esta ocasión . Ver a unos criminalistas en una isla y que empiecen a morir uno tras otro sin saber quién es el asesino siempre tiene su atractivo. El problema es cuando te pones a pensar si lo que se ve tiene algún sentido.
Otra cosa es la actuación de los personajes. Si cambian de actitud cada cinco minutos carecen de verosimilitud y por ende disminuye el interés. Y más aún si lo que dicen o hacen no tiene ni pies ni cabeza alguno.
Pese a todo se deja ver con facilidad y no es en ningún momento aburrida. Los últimos diez minutos son un ligero estropicio de lo anterior pero al final se acaba pensando que podría ser mucho peor.

Para evadir la mente.






Al filo de la sospecha(1985)


Una mujer joven y rica aparece salvajemente asesinada en su casa de la playa. Las sospechas recaen sobre su marido (Jeff Bridges), un atractivo director de periódico que hereda toda la fortuna de su mujer. Una abogada (Glenn Close) decide defenderle, pero cuanto más duda de su inocencia más atracción siente por él.

Al filo de la sospecha es una película de intriga judicial. Se comete un brutal asesinato. Aparece un sospechoso (Bridges). Se muestra un implacable y ambicioso fiscal (Coyote). Resurge en escena una brillante ex-fiscal con un secreto oculto para defender al sospechoso (Close). Se inicia un juicio. ¿Tendrá sorpresa? ¿Será culpable? ¿Será inocente?

No es la mejor película de suspense que he visto, pero sí es una película más que interesante por el hecho de que te mantiene en vilo, dudando de las propias escenas que tienen lugar en la pantalla. Sospecharás para dejar de sospechar. Y volverás a sospechar. Ése es el mecanismo de esta película, que si bien podría haber lucido muchísimo más a sus dos protagonistas, actorazos ambos, los deja más como reclamo para que veas la película





Testigo de cargo(1957)


Leonard Vole (Tyrone Power), un hombre joven y atractivo, es acusado del asesinato de la señora French, una rica anciana con quien mantenía una relacion de carácter amistoso. El presunto móvil del crimen era la posibilidad de heredar los bienes de la difunta. A pesar de que las pruebas en su contra son demoledoras, Sir Wilfrid Roberts (Charles Laughton), un prestigioso abogado criminalista londinense, se hace cargo de su defensa. 

Un clásico de clásicos, hecho con toda la fineza del caso por Billy Wilder, quien contó con un reparto fenomenal. Aquí pueden darse gusto tanto el neófito como el conocedor: es cine de primerísima calidad. La actuación de Power es soberbia, la de Laughton maravillosa, y me quito el sombrero ante la portentosa Marlene Dietrich, cuyas dotes histriónicas son (y con justicia) ya una leyenda y un referente máximo. Todavía estamos esperando obras de esta envergadura, bien hechas...¡no nos torturen más con cine basura, por favor!

3 comentarios :

  1. tendría que ver la última peli que has nombrado aquí. V.O. of course! ¿lo tienes?

    buena entrada cinefilo

    ResponderEliminar